img90/8459/firma8nu.gif

 

 

Mateo 12:36-37

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.

Porque por tus palabras serás jutificado, y por tus palabras serás condenado.

Amén.

Querido hermano(a)  palabras ociosas, son aquellas que no edifican, las groserías, los albures, las palabras de doble sentido, mejor conocidas por malas palabras, todo aquello que salga de tu boca, te reitero algún día darán cuenta de ello.

Aquí en este verso bíblico, nos exhorta a no decirlas, ya que eso no es agradable a los ojos de Dios.

Comúnmente, cuando se dicen palabras ociosas, es porque van acompañadas de un mal sentimiento  como el enojo, o  por rabia, muchas personas las utilizan porque ya forman parte de su vocabulario, si te pones a meditar un momento, ¿Tiene sentido decirlas? ¿Te edifican?

No, no,  sin embargo muestran la cultura de una persona, su mal carácter, el enojo que provoco que las dijeras, la molestia por algún motivo, o simplemente las dices porque estas acostumbrado a hacerlo, aún sin estar de mal humor, o enojado, Yo te hago la simple pregunta en este día.

 ¿Tiene sentido que una mala palabra, de la que algún día darás cuenta, te destituya del reino de los cielos?

Evita todo lo que te condene, intenta hacer ese cambio por ti mismo (a), y si no puedes, dile al Señor que te ayude, primeramente ruega a Dios perdón por esa mala manera al expresarte, Dios es amor, el te perdonará, te animo a hacerlo ya que el quiere oír tu voz este día.   

Recuerda que daremos cuenta de cada una de las palabras que salen de nuestra boca, tanto buenas, como las malas.

Dios te bendiga por siempre. 

Att. María Elena de Lambaren  

 img305/2372/aleah38bg5.gif