COMO ATACA A LAS IGLESIAS EL ESPIRITU DE JEZABEL.
por Ritchie Pugliese

En Apocalipsis 2:18-20 leemos lo siguiente: “Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira. El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto: Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos”

Para poder comprender el efecto destructor de Jezabel, debemos comenzar diciendo primeramente que era un espíritu del diablo, que atacó a la Iglesia de Titatira. Muchos en este punto se confunden y preguntan: - ¿Cómo puede ser posible que el enemigo pueda estar dentro de una Iglesia local cohabitando a la vez con la presencia de Dios?

En la Biblia encontramos a Jesús ministrando en la Sinagoga y leemos en Lucas 4:31-37 que dentro de ese lugar, considerado el lugar donde el pueblo hebreo se reunía para buscar de Dios y aprender de la Palabra de Dios, hubo lo que hoy conocemos como un “caso de liberación”. Jesús no le liberó en las calles sino dentro de la Sinagoga (para nosotros hoy sería una figura de lo que conocemos como “iglesia”). Luego en el libro de Hechos 5:1-11, sucede algo diferente, pero similar, en la actividad diabólica dentro de una iglesia local. Por lo que leemos del pasaje se entiende que Ananías y Safira eran parte de la congregación y que por su desobediencia, le dieron lugar al enemigo, de tal manera que Pedro le dijo a Ananías en el v.3 “¿Por qué llenó satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo?”. La respuesta de Pedro nos da luz para poder darnos cuenta que el enemigo no respeta“carteles religiosos”,ni credenciales ministeriales, ni nada de lo que conocemos religiosamente. Cualquiera que se descuida, y desobedece, le da lugar al enemigo para que hurte, mate y destruya (Juan 10:10ª).

Volviendo al tema de Jezabel, no era una persona sino un espíritu inmundo que habitaba en ciertas personas. En el Antiguo Testamento tenemos datos acerca de Jezabel para saber como este espíritu opera contra la Iglesia de Cristo.

Cuando hablamos de Jezabel, decimos “espíritu de Jezabel” porque no puede ser posible que la mujer Jezabel del Antiguo Testamento, cientos años después, haya sido la misma Jezabel operando ahora contra la iglesia de Tiatira. Esto no puede ser cierto en el caso de una persona, pero si de los espíritus, pues son incorpóreos y no están limitados por el tiempo.

El nombre “Jezabel” significa “Sin cohabitación”, dando la idea de ser un espíritu que se mueve de un lugar al otro, de una generación a otra, tal como lo hemos hablado recientemente.

Veamos a continuación cuales son las características del Espíritu de Jezabel, tomando como base algunos pasajes del Antiguo Testamento y el del Apocalipsis:

1. Manipulación, control
En 1 Reyes 16:31 leemos que ella era la esposa del Rey Acab, al cual dominaba completamente (1 Reyes 21:4-16). El cedió su autoridad ante ella.

2. Rebeldía. Se oponía y odiaba a toda autoridad espiritual delegada de Dios, no solo su esposo Acab, sino especialmente a los profetas (1 Reyes 18:4, 13)

3. Tenia una compañía de ochocientos cincuenta profetas adoradores de Baal (1 Reyes 18:19). Viene siempre acompañada de otros espíritus malignos asociados con ella.

4. Amenazaba a todo el que se le oponía (1 Reyes 19:1-3)

5. Siembra desaliento y desanimo (1 Reyes 19:4)

6. Se mueve juntamente con un espíritu de seducción (Ap. 2:20)

Ahora bien, ¿Para que viene el espíritu de Jezabel contra la Iglesia de Cristo?
El espíritu de Jezabel, así como en el pasado se levantó contra el ministerio profético de Elías, hoy se levanta contra la Iglesia de Cristo para atacar y destruir el ministerio profético.

Páginas: 1 2