El “Espíritu profético de Elías” sigue vigente hoy por ser algo proveniente del Espíritu Santo de Dios. Este representa el espíritu de Dios que nos conduce a la búsqueda de arrepentimiento y humillación. Entonces, existe una lucha espiritual entre el espíritu inmundo de Jezabel contra el Espíritu profético del Espíritu Santo, representado en la figura de Elías, para dar a entender un mover de Dios, de santidad, contundente y de fuego espiritual.

El espíritu inmundo de Jezabel ha operado a través de los tiempos:
1. Atacó la Unción profética de Elías (1 Reyes 19:1-3), al cual amenazó de muerte y sembró en él desanimo y desaliento

(1 Reyes 19:3-4)

2. Atacó la Unción profética de Juan el Bautista
Juan el Bautista vino con el espíritu o “el manto” profético de Elías (Malaquias 4:5-6; Lucas 1:16-17; Mateo 17:11-13). Cuando Juan confrontó al espíritu de seducción fue a parar a la cárcel (Marcos 6:17-19) ¿Qué le sucedió a Juan estando en la cárcel? Lo mismo que a Elías: Un espíritu de desanimo y desaliento lo atacó (Mateo 11:2-3). El mismo Jesús, cuando se refirió a Juan el Bautista lo asoció con Elías (Mateo 11:9-14)

El ataque del espíritu de Jezabel viene contra aquellas iglesias locales en las cuales Dios ha derramado Unción profética para romper los yugos del enemigo opresor (Isaías 10:27). ¡Gloria a Dios que el Señor nos da de su Unción profética precisamente para vencer al espíritu inmundo de Jezabel, no tolerarlo, ni para que haga de las suyas, como lo hizo con la iglesia de Tiatira!

En el Antiguo Testamento el espíritu de Jezabel dominó al Rey Acab, tenía dominados a los ochocientos cincuenta profetas de Baal, y en el Nuevo Testamento vemos como dominó al Rey Herodes y luego también dominó a la iglesia de Tiatira. Con el propósito de contrarrestar y vencer a este espíritu inmundo, en el Antiguo Testamento Dios derramó de su Espíritu profético sobre Elías, luego sobre Jehú y en el Nuevo Testamento lo hizo sobre Juan el Bautista y hoy lo hace a través de las iglesias locales de carácter profético.

Dios levantó a Jehú para destruir a Jezabel. En 1 Reyes 19:16 leemos “A Jehú ungirás por rey”. La Unción del Espíritu Santo nos sirve también para vencer y reinar sobre los enemigos de Dios. En 2 Reyes 9, vemos al profeta Eliseo (el cual tenia la Unción profética de Elías), el cual envió a uno de los hijos de los profetas para ungir a Jehú (2 Reyes 9:6-), Jehú fue a enfrentar al espíritu de Jezabel con la Unción del Espíritu Santo (2 Reyes 9:22), la enfrentó (9:31); y luego la Biblia dice que los eunucos la tiraron por la ventana hacia abajo (9:33) para que posteriormente Jehú la atropellara y pisoteara con su caballo (9:33) ¿Por qué los eunucos fueron los que inicialmente tomaron a Jezabel y la tiraron abajo? En 9:30 leemos que Jezabel “se pintó los ojos, atavió su cabeza”. Esto representa el despliegue de un espíritu de seducción contra sus atacantes para dominarlos. Con los eunucos no pudo hacerlo, pues ellos no podían ser seducidos por su inmoralidad

.

Promesa Al que Venciere al espíritu de Jezabel
En Apocalipsis 2:26, 28 se menciona una promesa para aquellos que vencieren a éste espíritu inmundo:

A. Sería una iglesia heredera de la estrella de la mañana. Esto significa una iglesia con una gloria visible y una pureza interior (brillo)

B. Recibirá autoridad sobre las naciones.

¿Cómo se gana la batalla contra el espíritu de Jezabel?

1. Atando a ese espíritu y reprendiéndolo en el Nombre de Jesucristo, haciendo batalla espiritual a través de la intercesión.

2. Cuando la naturaleza y carácter del Señor (obediencia, santidad) está en nuestro corazón.

Una buena pregunta para formularnos es:
¿En qué áreas hemos tolerado al espíritu de Jezabel individualmente y como congregación local? En Apocalipsis 2:23 el Señor dice: “Yo soy el que escudriño la mente y el corazón”. El Espíritu de Jezabel opera donde está el “espíritu de Acab”, es decir, un espíritu o actitud tolerante, débil, que cede ante el ataque de Jezabel.

¡Es tiempo de levantarnos con la autoridad del Señor para cuidar nuestras vidas y el lugar donde nos estamos congregando, a fin de detectar desde sus inicios toda acción inmunda del espíritu de Jezabel y cancelarlo en el poderoso Nombre de Jesucristo! ¡Cuando eso suceda, gran recompensa recibiremos del Rey de reyes y Señor de señores!

Páginas: 1 2