Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Al fin de este Salmo se lee: “Porque allí envía el Eterno bendición y vida eterna.” ¿ Donde? En el primer texto se nos ha dicho: “Mirad cuan bueno y cuan delicioso es habitar los hermanos igualmente en uno.”

“Habitar,” es decir, morar juntos, en este sentido, espiritualmente.
“En uno,” es decir, en un solo pensamiento y deseo, que en sentido cristiano será servir a Cristo.
Pero el secreto más hondo acaso nos pasa desapercibido, y a nuestro entender está encerrado en la palabra “igualmente “ que significa sentido de humildad, deseo de compartir la bendición, amor que busca el bien del otro.

No es posible la verdadera fraternidad, ni aun en una familia, cuando alguno se estima el hermano mayor o más sabio, o más trabajador.

Muchas iglesias son turbadas porque algunos hermanos se estiman superiores a los demás, olvidando que nunca se es más superior que cuando uno se estima inferior a los otros.

Algunas iglesias sufren porque sus pastores o ancianos exigen ser muy respetados, cuando lo que habrían de desear es ser muy amados... cosa que es fácil de lograr, en justa correspondencia, cuando el pastor ama mucho.